La Poesía Exaltada: México

images
CARLOS RIVAS LARRAURI (1900-1944+)Poeta mexicano autor de “Del Arrabal”, de incondicional aceptación para quienes disfrutan y se identifican con el sentimiento de la poesía popular, con sus personajes de gran colorido y espontáneos.
“LOS MESMOS QUE UN DÍA ”
Esa fecha en jamás se mi olvida / la perdí ya dialtiro pa sempre; / y de todo el dulzor de sus besos, /
y di aquel devisar de sus ojos, / y di aquella calor de su cuerpo… /¡nomás mi han quedado / los puros ricuerdos…!
Pasaron los días; aluego los meses / y en tal vez
se pase muchísimo tiempo / y esa maldecida /
fecha ocho de enero, / no puede quitarse / de mi pensamiento …
La jallé’n la nochi / di aquel día negro,
llena de coraje / y muerta de celos / por no sé qué chismes / y no sé qué cuentos;/ la cosa es que l’endina me puso / como a un trapo viejo, / y me dijo… me dijo un ensulto / dialtiro tan feo, / que sintí qui al egual qui una lumbre / la sangre mi ardía todito el celebro…
Y ora sigue quemándome l’alma / el riscoldo di un triste ricuerdo; / y con todo y de qu’ella jue ansina…
¡yo la sigo queriendo y queriendo!
Por un lado el celebre me dice / que pa mi es más mejor qu’esté lejos / pero en cambio me dice esta cháchara
¡que no li haga yo aprecio al celebro./
Yo rincor no le tengo nenguno, / y la sigo como antes queriendo,/ pero no he di olvidar qu’esos labios
tan rojos y frescos, / que yo munchas veces
cubrí con mis besos, / son los mesmos…¡los mesmos qui un día / dijeron aquello.
¡Bon Sort!!

La Poesía Exaltada: Paul Verlaine

joven,dibujo_n
Paul Verlaine, Artois (1844-1896+); vemos alpoeta sentado en el antiguo café en el boulevard Saint Michel, con un pernod en la mano y perfilando su calva cabeza con la perspectiva de los Campos Elíseos,y a quien Rubén Darío representaba en España,conjugando su fama creciente con la vida miserable, mientras en su mano borroneaba un poema, como este que seleccionamos con el título de: “III”, de sus poemas póstumos :
Compañera sabrosa y buena, / a quien confié todo entero
el cuidado de mi persona, / mi único testigo, el postrero.
Cuando estos verso te escribía,/ que unos tontos espirituales / conceptuaron de perversos
o simplemente sensuales,
quiso meter en sus cabezas / este grito de amor sincero,
palabras graves les ponía / que así ocultaran el veneno.
Cierto que la sangre y la carne / fueron mis cómplices perversos / en la delicia jubilosa
de haber hallado mi maestro,
el bello guía de este mundo, / el buen consejo, el alma franca, / la compañía cariñosa / en la mujer que me faltaba.
Condúceme triunfalmente, / con apoyo de su brazo,
venciendo las dificultades / igual que a un niño o un anciano.
Y cuando, al fin, de ti me aparte
la tierra y tu presencia, ¡ay!
une tu rezo a la campana / que anuncia ya mi eternidad.

Cinco Poetas Colombianos

POESÏA COLOMBIANA

Vivir bien,JTTjpg

Conjurando estos tiempos de orillas violentas, apelamos a esta muestra de poetas colombianos más expeditos en esta reseña que resuena nostálgica y retadora y sin permiso en convocatoria ceremonial para estos aciagos convites de voluntades y deseos.

La realidad y el deseo                                                                                                                                                          RAÚL HENAO (1944 )

La tarde arrastra una banda de música                                                                                                        Tras los faldones del viento.                                                                                                           Súbitamente delante de mi vista                                                                                                              Una alada pareja de baile                                                                                                                         Persigue las notas otoñales                                                                                                                           Del acordeonista solitario                                                                                                                              Al fondo de la alameda                                                                                                                                         Un ciego trastabillante                                                                                                                                      Bajo la lluvia                                                                                                                                                    Aparece en el parque dominical                                                                                                                   Al paso que la estatua                                                                                                                                     De mármol de mi pensamiento                                                                                                                      Pierde su última hoja de parra                                                                                                                      Al avecinarse el anochecer.

 

El Homenajeado                                                                                                                           FERNANDO  RENDÓN ( 1951 )                                                                                                                    El homenajeado lleva bufanda                                                                                                                                    y tose preocupado                                                                                                                                              por tantas preguntas incoherentes                                                                                                    Todos lo felicitan                                                                                                                              mientras agoniza en público.                                                                                                                      Se le va la voz de tanto dar las gracias                                                                                                           Y aunque su rostro pálido                                                                                                                                 es el de la muerte                                                                                                                                          todos lo abrazan y rodean                                                                                                                             Y nadie quiere quedar                                                                                                                                      por fuera de la foto.

Fantasma                                                                                                                                                        ALBERTO VERÓN ( 1965 )

Habremos de encontrar un lugar al amparo del olvido                                                                    Habremos de elevar nuestra presencia                                                                                                   por encima de la misma piel                                                                                                            Habremos de digerir la alegría                                                                                                                      que alimenta el cosmos de cosmos                                                                                                     Habremos de elaborar una invitación colectiva                                                                                       la risa y la esperanza                                                                                                                                         pues lo que no se pierde en la batalla,                                                                                                      es nuestra presencia en la memoria de los otros.

La herida                                                                                                                                                       OMAR CASTILLO ( 1958 )

Dislocado                                                                                                                                                    atrapada mi cabeza por redes de vientos                                                                                               soy orfebre del vacío                                                                                                                                     tallador de piedras aéreas incandescentes                                                                                               es en las cuencas de lo fugaz donde ejecuto mis                                                                                vaciados                                                                                                                                                                ruinosas columnas pequeños santuarios                                                                                       vértebras esparcidas en el tiempo                                                                                                          han ido guardando polvo alrededor de las huellas                                                                           dejadas por mis ligeros pasos                                                                                                                  soy incansable en mi abismo.

Nocturno                                                                                                                                         ORLANDO GALLO (1959 )

Por sobre el estruendoso aroma del jazmín                                                                                       riñendo con los grillos                                                                                                                                   por el dominio de la noche,                                                                                                                              las agrias disputas de los amantes.

jtt.stspiritu2@hotmail.es – [ panoramacultural.com.co  – WikiLetras ]

 

 

¡*Cantaletas Aforísticas !!*

*Nos acecha nueva y santa Inquisición con vasto índice de acciones prohibidas para desarrollar una Paz con Justicia Social.

**Someter a la memoria histórica es el único elixir de la verdad capaz de frenar las voces agoreras contra la Paz.

***La Paz llegará si al final nos queda luz en los ojos para la esperanza;  azul en el cielo para la Justicia Social, y  el verde de la tierra para despertar la Verdad.

*¡BON   SORT !!**

 

**En Paz* [ Amado Nervo, México,1870-1919]

Bahía La Paz, México                                                                       Siembra  Rosas

 En   Paz

Muy cerca de mi ocaso yo te bendigo, vida  /       porque nunca me diste ni esperanza fallida               ni trabajo injusto,  ni pena inmerecida.  /   Porque veo al final de mi rudo camino                                 que fui yo el arquitecto de mi propio destino,                                                                                                            fue porque en ellas puse hiel, o mieles sabrosas.                                                                                                   Cuando planté rosales coseché siempre rosas. /   Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno,         Mas tú no me dijiste que Mayo fuese eterno.   /    Hallé sin duda largas las noches de mis penas,      mas tú no prometiste tan solo noches buenas. /   En cambio tuve algunas santamente serenas.      ¡Amé,  fui  amado !     /     ¡ El sol acarició  mi faz !  /   ¡ Vida, nada me debes !                                          ¡ Vida, nada  te debo !      /     Vida, estamos en Paz !

[ Entelequias.jtapia.com ] – [ panoramacultural.com.co ]                                                                                           [ CEC,  Centro de Estudios  Culturales ] – 2016

                              

 

Amistades son Caminos…

Amistad

Amistades hay irremplazables e indispensables, como algun@s que la vida me ha dado la dicha de alcanzar;   l@s considero como aquel caminito de tierra de los pueblos pequeños: transparentes, imprescindibles y confiables, por donde vale la pena caminar. Otros son caminos que  no existen más, desaparecieron, se fueron…

Amig@s son más que caminos que se hacen al andar, son a veces nuestro propio camino … El tiempo  que pasamos con ell@s no es tiempo perdido, sino ganado, pues nos dan Amistad, Amor, Respeto y Compañía” .  [ El poeta de las soledades ] … **¡BON  SORT!!**